Black Mirror y la seguridad IoT

seguridad IoT
Black Mirror y la seguridad IoT

¡Atención amenaza de spoiler, si no habéis visto el capítulo sexto de la tercera temporada de Black Mirror (“Odio nacional”), ¡no sigáis leyendo!

La gran mayoría de los capítulos de Black Mirror están muy ligados a tecnologías de Internet de las Cosas, pero este capítulo en concreto a pesar de ser una ficción ficción es un ejemplo claro y dramático de lo que podríamos llegar a sufrir ante un ataque masivo desde dispositivos IoT.

Os dejo antes de nada el trailer del capítulo, para que lo refresquéis.

En este thriller un grupo de detectives tratan de averiguar quién está detrás de una serie de misteriosos asesinatos. Se encuentran ante lo que parecen muertes inexplicables de varias personas que han sido objeto de críticas en las redes sociales. Poco a poco van avanzando en la investigación y descubren una desconcertante realidad.

Las personas han sido asesinadas por unos drones autónomos que se conocen en la seria por las siglas ADI (Autonomous Drone Insects). Estos dispositivos son mini robots en forma de abeja que se crearon para polinizar las plantas debido a la extinción de las verdaderas abejas. Un despliegue masivo de dispositivos IoT trabajando de manera autónoma con un buen fin (en teoría).

Según avanza la investigación, los detectives descubren que una ADI fue hackeada cerca de la casa de una de las víctimas la noche que la mataron. Además, identifican que las personas que mueren tiene algo en común. Han sido acusadas a través de las redes sociales a través de un hashtag #DeathTo. Los tweets que originaron el hashtag contenían un vídeo adjunto, titulado «Game of Consequences» (Juego con Consecuencias), que amenaza a la persona que diariamente obtenga la mayoría de los tweets con el hastag «#DeathTo» será asesinada.

Cuando están tratando de proteger a una posible víctima, se dan cuenta de que los ADI tienen incorporado un sistema inteligente de reconocimiento facial, ya que atacan selectivamente a sus víctimas. Se descubre que uno de los propósitos secretos de las ADI era su utilización en tareas de vigilancia gubernamental. Por lo tanto, el sistema de ADIs tiene una puerta trasera que estaba diseñada para ser usada por el Gobierno y que ha sido utilizada para otros propósitos. La opinión pública comienza a responsabilizar de las muertes a los miembros del gobierno. Se genera una espiral de nuevas acusaciones con el hashtag #DeathTo y la situación se vuelve inmanejable.

Una auténtica pesadilla, pero, ¿Esto podría llegar a pasar en el mundo actual?

La verdad es que ya hay un equipo de investigación de la universidad de Harvard trabajando en ello.

Ya han diseñado una abeja dron llamada RoboBeee capaz de volar e incluso de nadar con el objetivo de polinizar plantas en ciertos casos, en los que por enfermedades haya una falta puntual de insectos que impidan una buena polinización de las plantas. Es cierto que el diseño aún tiene un problema con la batería. Todas las pruebas que están realizando son con suministro de electricidad mediante un cable. Pronto con las nuevas tecnologías de baterías esto podría resolverse. Además las nuevas tecnologías de comunicaciones IoT que están llegando o van a llegar, como NB-IoT, LTE-M, 5G van a permitir módulos de comunicaciones más sencillos y con menos consumo de batería. Tecnologías como blockchain unidas al edge computing permitirán la escala en la autenticación en este tipo de ecosistemas masivos de dispositivos, además sin latencias que puedan interferir en el buen funcionamiento de los casos de uso para los que han sido diseñados.

Se estima que en unos 10 años podríamos tener en nuestros campos este tipo de tecnologías. Esperemos que hayamos evolucionado lo suficiente en el campo de la seguridad IoT para que estemos protegidos ante posibles usos malévolos de este tipo de tecnologías.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *